CONGELACIÓN DE ÓVULOS SUBVENCIONADA POR LAS EMPRESAS

UN RETROCESO PARA LA CONCILIACIÓN DE LA VIDA FAMILIAR Y LABORAL

Hace pocas semanas, todos los medios de comunicación se hacían eco del anuncio efectuado por algunas empresas de su intención de subvencionar la congelación de óvulos a todas las empleadas que lo desearan. Desde ABA Abogadas, su socia Rosa López considera que este tipo de medidas evidencian que hoy por hoy, la maternidad se percibe y asume como un freno al deseo de muchas mujeres de tener una carrera profesional.

Las estadísticas indican que las mujeres retrasamos cada vez la maternidad y que una de las razones fundamentales para ello, es el freno que ello supone para nuestra carrera profesional. Hecho éste que yo constato cada día, cuando recibo en mi despacho la visita de mujeres con una brillante trayectoria profesional en sus empresas, que se ha parado en seco en el momento en el que, generalmente casi al límite de su edad fértil, deciden ser madres.

Rosa Lopez ABA Abogadas

Esta situación, obviamente entre otras muchas, ha llevado a muchas mujeres a plantearse la congelación de óvulos como solución a este problema. Pudiendo de este modo, posponer la en muchos casos deseada maternidad, hasta el momento laboralmente oportuno.

Pero cuando digo plantearse, es eso, plantearse, porque afortunadamente no es algo que actualmente se lleve a cabo por un alto porcentaje de mujeres, que en su mayoría desconocen o no se han parado a pensar, lo que este proceso puede suponer para su cuerpo y su mente. Porque la congelación de óvulos implica inyectarse grandes dosis de medicación, someterse a sedación y posteriormente asumir, que no vas a concebir a tus hijos de forma natural sino en un laboratorio.

Por mi parte considero esta técnica un avance maravilloso que puede permitir a muchas mujeres ser madres, en un momento diferente al biológicamente óptimo. Lo que en la práctica beneficia a muchas que, por ejemplo, no tienen pareja en ese momento de su vida.

Sin embargo, tras un muy lento avance hacia la mejora de la conciliación laboral y familiar, con la promulgación de leyes que la favorecen, considero un cierto atraso que algunas empresas fomenten justo lo contrario. Porque a mi juicio, aunque evidentemente no es una obligación sino una opción, el mensaje que se tramite es que las trabajadoras de esas empresas pueden relajarse y seguir luchando por su carrera profesional, como si de un hombre se tratase. Es decir, sin que su reloj biológico suponga un freno para ella.

Como mujer trabajadora, que ha luchado por su carrera profesional, anteponiéndola en muchos casos a la personal y madre tardía no sin complicaciones, entiendo el alivio que para muchas mujeres puede suponer esta medida, pero como sociedad, creo que deberíamos plantearnos si este es el camino que queremos seguir y fomentar o si no supone un retroceso en los pequeños avances conseguidos hasta la fecha para la conciliación de la vida familiar y laboral.



Deja un comentario