ABA Abogadas propone unos consejos básicos a la hora de enfrentarse a un proceso de divorcio o separación. - baul de la comunicación
1289
post-template-default,single,single-post,postid-1289,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

ABA Abogadas propone unos consejos básicos a la hora de enfrentarse a un proceso de divorcio o separación.

Según datos del CGPJ, en 2012 se produjeron en España 127.160 rupturas matrimoniales (divorcios, separaciones y nulidades), de las cuales casi el 60% fueron de mutuo acuerdo. No existen datos oficiales en el caso de las rupturas de parejas no casadas, pero según algunos estudios son mucho más numerosas.

El tema es que una vez que se acaba el amor, y se empiezan a tomar decisiones, llegar a un acuerdo no es sencillo para ninguna de las partes. Desde ABA Abogadas, y en base a su experiencia en este tipo de casos, proponen unos consejos básicos a tener en cuenta y que ayudarán a lograr un buen acuerdo de divorcio o separación.

ABA Abogadas - Socia Rosa López

Rosa López, socia de ABA Abogadas especializada en Derecho de Familia, aconseja que lo primero que hay que hacer, antes de tomar ninguna decisión precipitada, sea acudir a un buen especialista para que asesore cómo hacerlo y cuándo hacerlo. Y es que todas las acciones que se realicen, como por ejemplo, abandonar el domicilio conyugal, pueden tener repercusiones en el posterior proceso de divorcio. También, y aunque resulte difícil, es importante no culpabilizar, sobre todo cuando hay menores de por medio, ya que el objetivo del divorcio no es encontrar culpables, sino de buscar un acuerdo común que sea aceptable para ambas partes.

 

Los procesos de separación o divorcio son especialmente delicados cuando existen menores, y hay que tomar decisiones en cuanto a su guarda y custodia, así como pensiones alimenticias, pero siempre respetando sus derechos. En este sentido, existe una igualdad de derechos de los menores, con independencia de que sus padres hayan estado casados o no, por lo que el procedimiento a seguir para regular las medidas que les amparen es el mismo. Existe el error común de asumir que la guarda y custodia de los menores se otorga a la madre, por el mero hecho de serlo, pero la realidad es que se concede al que sea el cuidador principal en el momento del divorcio. Es cierto que durante mucho tiempo, ese papel lo ha tenido la madre, pero la sociedad está cambiando y eso se refleja en muchas de las resoluciones judiciales actuales, en las que cada vez es más frecuente ver como se otorga la custodia al padre, así como en los recientes cambios legislativos que tienden hacia la guarda y custodia compartida por ambos progenitores. No obstante, y velando por el interés del menor, es necesario que ante un proceso de separación o divorcio, se establezca un régimen de visitas para que el menor mantenga una relación con el progenitor que no tiene la custodia.

 

Después, y mirando siempre por ese bien común, es necesario llegar a acuerdos de carácter económico. Por un lado, la pensión de alimentos debe fijarse en función de los gastos del menor (educación, ropa, comida, seguro médico, etc), aportando cada uno de los progenitores en proporción a sus ingresos. Y en cuanto a la hipoteca, con independencia de esos ingresos, se debe abonar en función de la cuota de propiedad de cada una de las partes. Por otro lado está la pensión compensatoria, que corresponde al miembro de la pareja que en el momento del divorcio carece de recursos económicos y que como consecuencia del mismo se queda en una situación de desamparo. Lo normal es que se establezca de forma temporal. Por último, y en cuanto a la liquidación de gananciales, si el divorcio es de mutuo acuerdo, es posible incluirla en el convenio regulador, pero si se llega a juicio, habrá que esperar para poder realizar el trámite.

 

¿Sentencia o convenio regulador? Rosa López afirma que un convenio regulador es siempre mucho más flexible, lo que permite adaptarse a cada caso concreto. No obstante, conviene que un especialista esté presente en el mismo, ya que en caso de que al final haya un desacuerdo, lo recogido en este texto será lo que prevalezca. Dar el paso de divorciarse, con todo lo que conlleva y más cuando hay menores de por medio, no es fácil, pero sí además existen ideas preconcebidas en base a creencias generalizadas pero poco realistas, el resultado puede ser un proceso contencioso largo y bastante duro para todas las partes implicadas.

Si vas a hacerlo, hazlo bien, asesórate con un especialista: www.aba-abogadas.com

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.